Blog Standard No Sidebar - Acoger Acoger

Habilidades para apoyar a quien se enfrenta a la pérdida de un ser querido

Por | General | No Comments
No existe una fórmula exacta que determine cuál es la mejor manera de realizar acompañamiento en el duelo. Las habilidades que consideramos muy importantes, sin agotar las posibilidades, puesto que cada persona manifiesta un repertorio amplio de recursos aprendidos y consolidados a lo largo de su experiencia, son de gran utilidad para estar cerca del doliente.

Cada uno de nosotros intentamos acompañar como sabemos, como podemos y como somos, con la mejor intención. Sin embargo, sabemos que, en ocasiones, un comentario, un gesto, un consejo rápido, una comparación, una instrucción repetitiva o que nos obliguen a hacer algo para lo que no estamos preparados, genera en el estado físico y emocional de la persona doliente el efecto contrario del que pretendemos al querer reconfortar.
Existen muchas habilidades que podemos considerar muy importantes, sin agotar las posibilidades, puesto que cada persona manifiesta una lista amplia de situaciones aprendidas y consolidadas a lo largo de su experiencia, en estos casos son de gran utilidad para estar cerca del doliente.

Acompañamiento al duelo:

¿qué habilidades debo tener?
Estas son algunas que podemos aplicar:

Capacidad de comunicación
La comunicación es el producto que construimos conjuntamente cuando interaccionamos de verdad con otra persona.
Creamos un ambiente facilitador para conversar, para compartir silencios, para mirarnos, escucharnos, tocarnos, sonreír o llorar.
En definitiva, para que las personas implicadas nos sintamos cerca en estos instantes difíciles del duelo.
Para acompañar emocionalmente a un familiar o a una amistad de confianza, lo primero que tenemos que hacer es preguntarle si podemos estar a su lado.
No tenemos que anticiparnos a las necesidades de la persona doliente, hay que contar siempre con ella para proponerle cualquier cosa.

Ser empáticos
En el caso de que nos diga que en este momento quiere estar sola, hay que respetarlo sin juzgar esta decisión y sin que nos moleste, porque puede ser frecuente que quiera permanecer sola a ratos.
Si nos permite estar a su lado, es el momento de preguntarle si necesita algo y, si es así, procurárselo.

Saber escuchar
Por lo general, la persona doliente necesitará hablar y desahogarse o permanecer en silencio a veces.
Es muy importante, entonces, escuchar con atención y desde la serenidad, para facilitar la expresión clara de sus preocupaciones y sentimientos.
De esta manera le ayudamos a aceptar la realidad de lo que está aconteciendo y a aprender a vivir sin la persona querida.
Le damos señales de escucha cuando hacemos murmullos de aprobación, cuando completamos alguna de sus frases, cuando hacemos preguntas breves interesándonos por lo que necesita y, sobre todo, sin interrumpir.

Mostrar un lenguaje corporal adecuado
En los momentos de la expresión de sus emociones, no es necesario hablar, sino tener un leve contacto físico, cogerle de la mano, del brazo.
Otra habilidad imprescindible es la expresión facial, adaptada a la situación.
Le informamos permanentemente a nuestro interlocutor de que estamos recibiendo y comprendiendo el mensaje de dolor y preocupación que nos transmite.
También tenemos que dar mucha importancia al contacto ocular, mirar a los ojos significa que le estamos atendiendo e interesándonos desde la cercanía.

Volumen de la voz oportuno
Hay que hablarle con un tono de voz sereno, perfectamente audible, pero sin alzar la voz.
Es un momento que necesita tranquilidad y podemos contribuir a ello simplemente hablándole despacio, y recordando que hay que escuchar más y hablar menos.
La utilización de estas habilidades de comunicación sencillas, pero eficaces, nos va a permitir adquirir una forma de estar con el otro.
La empatía, que no es otra cosa que comprender la situación emocional por la que está pasando la persona doliente y expresárselo.
No es necesario estar de acuerdo con lo que dice o hace la persona a la que estamos acompañando, no hay que juzgar, simplemente comprender: “Comprendo que te sientas así…”.

Apoyo continuo para superar el duelo 

Acompañar al doliente en los primeros días después del fallecimiento de su ser querido es muy importante para facilitarle el bienestar físico y el desahogo emocional, pero nuestra presencia no debe terminar ahí

Vienen días difíciles, seguramente habrá que realizar diversos trámites y gestiones que tienen que ver con bancos, seguridad social, notario, etc., y ello coincide además con el momento en que el doliente echa mucho de menos al fallecido, y está asimilando la pérdida.  

Por eso, es necesario seguir acompañándolo presencial y telefónicamente o mediante cualquier tecnología, para estar muy atento a sus necesidades, y que nos sienta cerca. 

La tasa de Cremación aumentará un 60%

Por | General | No Comments

La Cremación se está convirtiendo en la nueva alternativa para los planes de fin de vida.

La demanda de cremación en los últimos años continúa superando a la del entierro tradicional en muchos lugares del mundo. Más de la mitad de los muertos en los Estados Unidos se incineran hoy en día, según un informe de la Asociación Nacional de Directores Funerarios de 2019, en comparación con una tasa estimada por la industria de solo el 4% en la década de 1960.

El aumento se debe en parte a que la cremación es menos costosa, pero las personas también expresan su deseo de dejar una huella ambiental más pequeña sobre el planeta. Es una práctica mucho más ecológica que los entierros tradicionales, ya que estos últimos usan una cantidad increíble de recursos y de productos químicos. Lo cierto es que la gente está llevando estilos de vida cada más sostenibles mientras están vivas, y están empezando a pensar lo mismo sobre su propia muerte: ¿Qué legado quiero dejar cuando ya no estoy aquí?

Si cambiamos la forma en que pensamos acerca de la muerte, y lo imaginamos mientras estamos vivos, podemos elegir alternativas de entierro mucho más ecológicas, como la elección de una urna (Ánfora) biodegradable para volver a nacer en la naturaleza como un árbol. En Acoger, nuestro mayor objetivo es apoyarte en todo su proceso, brindar la asesoría adecuada según tus necesidades.

La cremación se ha vuelto culturalmente más aceptable

La cremación generalmente se ha vuelto más culturalmente aceptables. Según las investigaciones se encontró que la proporción de personas de más de 40 años que consideren que es importante tener un aspecto religioso como parte de un funeral ha disminuido de aproximadamente la mitad de lo que era en 2012, a un 35% en 2019.

Grecia es un gran ejemplo de cómo las cosas están cambiando rápidamente. Siendo un país muy religioso, la cremación no estaba disponible para sus residentes hasta hace poco, a pesar de que la práctica de la cremación se legalizó hace trece años. Durante décadas, los griegos que querían una cremación para sus seres queridos tenían que irse al extranjero. Bulgaria era el país más cercano donde se permite la cremación.

Las previsiones para el futuro

La cremación está creciendo y se espera que aumente al 79% en 2040, mientras que la tasa de entierros tradicionales se pronostica en solo 15.7%, lo que significa que «la cremación no es una tendencia que se desvanece» según el informe de 2019: es la nueva norma, puesta en marcha por las cambiantes preferencias de los planes de fin de vida de los Adultos Mayores En España, la incineración continúa ganando terreno año tras año en comparación con el entierro tradicional, un país con creencias religiosas bastantes importantes. En 2018, más del 41% de los fallecidos fueron incinerados (en comparación con el 16% en 2005) y se estima que alcanzará el 60% en 2025.

¿Qué es una Cremación?

Por | General | No Comments

Para que sepas qué es una Cremación de forma simple: Una Cremación o incineración se trata de un sistema de la física por el que un residuo orgánico, mediante la aplicación de altas temperaturas y un tratamiento térmico adecuado, pasa gracias a su combustión a convertirse en cenizas.

La Cremación en Chile durante la última década, es la alternativa más usada para disponer de los restos de nuestros seres queridos

Beneficios de una cremación

1. Económica: La cremación en Chile es un proceso de bajo costo para las familias, por lo general alcanzan un costo equivalente a un tercio del que supone la inhumación tradicional.

Ello permite sobrellevar con el menor impacto económico posible el delicado y doloroso momento de la despedida de un ser querido.

2. Ecológica: Los planes de cremación en Chile ofrecen un tratamiento respetuoso del cadáver con el medio ambiente, ya que la sepultura tradicional genera inevitablemente contaminantes ambientales, fruto del proceso de descomposición de la materia orgánica.

Así también los Hornos Cineradores de alta y probada tecnología, cumplen con todos los requisitos en cuanto a la supresión de emanaciones de humo y malos olores, por lo que el impacto al medio ambiente es bajo y las cenizas resultantes del proceso están completamente libres de gérmenes y de otros agentes contaminantes.

  1. Práctica:Quienes prefieren la cremación, lo ven como un proceso mucho más simple y expedito que el entierro tradicional, ya que que una vez que están los restos depositados en el ánfora, los familiares pueden decidir libremente el lugar en donde descansara nuestro ser querido.
  2. Moderna:Aunque es una costumbre muy antigua, la cremación en Chile es considerada hoy en día un método moderno, utilizamos avanzadas tecnologías en los hornos que se intentan mejorar constantemente, preocupándonos siempre de estar a la vanguardia en esta área.
Además, si consideramos el crecimiento exponencial que está experimentando la población mundial y la falta de espacios asociada a este fenómeno, la cremación aparece como el entierro del futuro.

Cómo manejar la ansiedad en cuarentena

Por | General | No Comments
Es una realidad que no estamos acostumbrados, a no salir de nuestras casas durante tanto tiempo, por lo que es altamente probable que algunas personas aumenten sus niveles de ansiedad.

El periodo de aislamiento puede ser un momento de emociones fuertes tanto para adultos como para niños. Las personas pueden sentirse ansiosas, enojadas, tristes o abrumadas. 

Es fundamental organizar una rutina de lunes a viernes y que tenga horarios de levantarse igual que cuando uno trabaja afuera. Mantener horarios de alimentación desayuno, almuerzo y comida.

Algunas recomendaciones de expertos en salud mental  para manejar la ansiedad en casa, causada por el estado de emergencia sanitaria son:

  1. Respiración y relajación

Los ejercicios de respiración son claves para relajar los músculos, lo que nos ayuda a liberar estrés y a conciliar el sueño. Un ejemplo es la respiración diafragmática, en la que se sostiene el aire hinchando la barriga y no el pecho. Se aconsejan de 6 a 10 respiraciones por minuto.

  1. Hablar y sentir

Que el aislamiento sea físico y no emocional. Expresar cómo nos sentimos es necesario para no saturar la mente. Esto implica darnos la libertad de sentir lo que sea, siempre y cuando encontremos con quien expresarlo. Contactarse por teléfono o videollamada con seres queridos, personas a las que no podemos ver y dedicarles tiempo para conversar con ellos.

  1. Salir de la cama

Debemos continuar con nuestras rutinas de la forma más cercana posible, pues la vida puede estar cambiando pero sigue. En este sentido, respetar los espacios es fundamental. “Si trabajamos, comemos y descansamos en un mismo lugar como la cama, vamos a sentir más pronto la monotonía, y lo más seguro es que también se vea afectado nuestro sueño por el sentimiento de no hacer nada”, según los especialistas. Es momento de sacarle provecho a cada lugar y darle el uso adecuado, algo que quizá no solíamos hacer.

  1. Comer bien

Un síntoma de ansiedad puede ser el comer de más, por eso debemos cuidar los horarios de las comidas y tomarlas en serio, es decir, servir y proporcionar el alimento en el plato, algo que nos hará más conscientes de los alimentos que ingerimos.

  1. Día a día y paso a paso

A pesar de estar preocupados por el futuro, psicólogos recomiendan hoy más que nunca vivir el presente y ofrecer atención plena a cada cosa que hacemos para mantener el equilibrio interno.

  1. Cero sedentarismos

Ejercitarnos sería lo ideal; sin embargo, para aquellos que no tienen la costumbre, también es necesario mantener alguna actividad física, desde buscar excusas para caminar más en casa o subir más escaleras.  . Las actividades como el yoga o el pilates son las más recomendadas porque además nos ayudan a relajarnos. Busca r clases  de ejercicios gratuitas en internet que te pueden guiar.

 

Otros ‘tips’ para cuidar de los más cercanos

Cuidar las relaciones y la forma en que nos comunicamos es necesario para mantener la calma propia y la de nuestros seres queridos. Aquí, algunos consejos:

1. Cautela y responsabilidad con la información que se comparte sobre el covid-19, hay que revisar las fuentes antes de provocar pánico en nuestras redes sociales.

2. No todo es coronavirus. Cambiar el tema es necesario para bajar la tensión en las conversaciones.

3. No hay que cuestionar a otros por cómo se sienten, cada uno vive la situación de forma distinta.

4. Hay que buscar momentos de calidad con la familia, pareja o amigos; que la distancia no sea impedimento para compartir y realizar actividades en compañía, hoy las posibilidades en línea son infinitas.

5. Por otro lado, si nos afecta la convivencia, lo mejor es tomar espacio u ofrecer espacio para pensar en soledad, pues en este escenario las peleas son la peor opción.

Todo esto va a pasar y es momento de detenernos, aprender y valorar el poder estar en casa con la familia cuidándose.

¿Cómo hacer la cuarentena más fácil para los niños?

Por | Noticias | No Comments
De nosotros depende convertir el confinamiento por COVID19 en un recuerdo agradable para los más pequeños, y la cuarentena en un momento excepcional donde la familia se mantuvo más unida que nunca.

Pese a las muchas dificultades que la crisis del coronavirus presenta, también presenta oportunidades que tal vez no se repitan nunca. Pasar tiempo con los niños y rodearles de afecto y cariño son las claves para atravesar esta situación de la mejor manera posible.

Pero a medida que van pasando las semanas de confinamiento, las necesidades reales de las familias se van volviendo más visibles: estamos más estresados y más nerviosos  y necesitamos ayuda para amortiguar las tensiones y detectar las pequeñas cosas que podemos hacer para mejorar la situación en casa. Con menos herramientas que nosotros, para los niños puede ser especialmente difícil expresar como se sienten y qué necesitan de nosotros.

Los expertos en psicóloga infantil recomiendan convertir nuestro hogar en un lugar seguro para los niños

¿Qué podemos hacer para hacerles todo esto más fácil a los niños?

  1. Controlar la información que reciben

El primer paso es darnos cuenta de que los niños y las niñas no procesan la información de la misma forma que nosotros. Por eso es necesario protegerles de aquella información que puedan no entender o malinterpretar. «Es importante procurar evitar delante de ellos hablar de nuestra preocupación sobre el virus, los contagios o los fallecimientos», explica los expertos

Nuestro trabajo es transmitirles seguridad desde la información, que les llegue siempre de un modo adecuado y adaptado a su edad y sus características individuales. El objetivo es explicarles las cosas desde su lenguaje: «A través del juego, a través de lo simbólico, utilizando la ilustración», etc.

  1. Comunicarnos con ellos

También es imprescindible crear un espacio donde se pueda hablar y se puedan expresar emociones desagradables como la tristeza, el enfado y el miedo. Tenemos que ser capaces de contener y acompañar emocionalmente a los niños, entendiendo que sus necesidades se están viendo limitadas. No salir, no ver a sus amigos, no ir al colegio, son cosas que pueden generarles gran frustración.

No hay que prohibirles las pataletas sino acompañarles en ellas desde el afecto“

Las emociones desagradables son respuestas adaptativas que no tenemos que rechazar: «Es más preocupante que los niños repriman, no verbalicen su preocupación y no sepan canalizar la ansiedad. No hay que prohibirles las pataletas y que se enfaden, sino empatizando con ellos, agachándonos, poniéndonos a su nivel, acompañándoles desde el afecto».

Frases como «Te entiendo», «No pasa nada», «Papá y mamá están aquí»“

¿Y cómo podemos gestionar un berrinche de forma adecuada? Frases como «Te entiendo», «No pasa nada» o «Yo también estoy preocupada» ayudan a garantizar la autoestima del pequeño en la situación, donde también es necesario que transmitamos protección: garantizarles que «Papá y mamá están aquí» o que «Te vamos a cuidar para que no te pase nada» puede aumentar su nivel de bienestar sin rechazar o esconder sus sentimientos. 

  1. Crear rutinas flexibles

Además de para mantener la salud de los adultos, para los niños es importante que en cada casa haya un horario establecido: «También han de ser flexibles, porque en un contexto así no podemos ser rígidos, pero hay que intentar que haya tiempo para todo: jugar, leer, estudiar un ratito, la tecnología —con la que también tenemos que ser más flexibles— y el ocio en familia».

  1. Establecer normas entre todos

Algo imprescindible para estos días de confinamiento es acordar cuáles son las normas que se siguen en casa: «Que en familia se llegue al acuerdo de algunas normas que hay que cumplir y que pueden ser diferentes a las anteriores». Pero estas normas no deben ser impuestas sino acordadas entre todos los miembros de la familia. Y lo mejor es que estén escritas en papel: «Se pueden colgar en una zona visible de la casa, como la nevera, para que todo el mundo pueda consultarlas cuando le haga falta». 

  1. Fomentar su autonomía

Aunque preparemos para ellos actividades de ocio, cuentos, manualidades, puzles, pasatiempos o juegos de mesa en familia, también tenemos que contemplar en las rutinas actividades de autonomía como vestirse, colaborar en casa, tender o realizar pequeñas funciones en el hogar. 

No podemos pedirle a un niño que haga cosas que no puede hacer“

Entre las obligaciones de los niños se encuentran las rutinas de alimentación, de higiene, de sueño o de ejercicio físico y escolar. Aunque, en lo referido a las actividades escolares, los expertos piden prudencia y flexibilidad: «Muchos padres están más preocupados por la presión académica de sus hijos que por lo que estamos viviendo ahora mismo», dice la psicóloga.

  1. Adaptarnos a ellos

Cualquier exigencia o responsabilidad del menor tiene que estar adaptada a su etapa evolutiva: «No podemos pedirle a un niño que haga cosas que no tiene autonomía para hacer, y esto no solo depende de la edad sino también de la persona», explica la psicóloga. Hay que acompañarles hasta que adquieran el aprendizaje y proponerles tareas que pueden cumplir y no les genere una carga de estrés añadido.

  1. Dejar espacio al tiempo libre

El aburrimiento es creatividad y desarrollo de la fantasía“

¡También es importante dejar que se aburran! Mercedes explica que el aburrimiento también es un bien escaso y útil para el desarrollo y el aprendizaje: «Los niños aprenden a través del juego y el juego libre es importante para que les demos su espacio. Antes no tenían tiempo para aburrirse, pero el aburrimiento es creatividad, desarrollo de la fantasía y del pensamiento mágico».

«En esta etapa volutiva, entre los tres añitos y los nueve, más o menos, es muy importante que tengan este tiempo libre y de expresión artística», dice la psicóloga.

  1. Mantener el contacto con los demás

Los niños y los abuelos también deben hacer videollamadas: «Es importante mantener el contacto con otros familiares y amigos por videollamada u otras aplicaciones. Hay figuras relevantes para los niños como son sus amigos, sus abuelos, y es muy importante mantener la comunicación de forma sencilla y lúdica».

  1. Acompañarlos en sus emociones difíciles

Como explicábamos al principio, la psicóloga subraya la importancia del afecto, el cariño y el acompañamiento en la expresión emocional: «Es normal que estén frustrados, que sientan la presión, que estén inquietos porque no pueden canalizar la energía. Los adultos somos nosotros y tenemos que tener la capacidad de autocontrol y de acompañamiento emocional para que el día a día sea lo más llevadero posible».

  1. Controlar nuestra agresividad

Para que lo anterior sea posible, también tenemos que preocuparnos por nosotros mismos: intentar no agotarnos, no exponernos más de la cuenta y no convertir nuestra frustración en agresividad contra los menores: «Es importante que los niños se sientan protegidos y cuidados por sus cuidadores primarios. Vivimos un tiempo único y es algo temporal, transitorio, que va a pasar; la familia nunca va a estar tanto tiempo junta, así que mejor crear un recuerdo bonito».

Evitar la violencia y el pago de nuestras frustraciones con la infancia es más sencillo cuando se disfruta de las ventajas que acompañan a un bienestar socioeconómico elevado: «No es tan sencillo para las familias que viven en viviendas pequeñas, con muchos niños, sin recursos o sin luz».

Sea cual sea la dificultad a la que tenemos que hacer frente, y en una situación como esta pueden ser muchas, hay que dedicar esa atención especial a los niños para no convertir este momento en un recuerdo traumático: es importante cuidarnos y cuidar a los más pequeños rodeándolos de seguridad, cariño y afecto.